sábado, 14 de noviembre de 2009

DIARIO DE UN SÁBADO

Hoy ha sido un sábado casero. Me he levantado a las diez de la mañana, recordándo un sueño que he tenido un rato antes de despertarme. Mi maridito se ha ido temprano (a las ocho y media) porque tenía almuerzo y comida con los amigotes. Yo me he quedado durmiendo y he soñado que me despertaba y que en "un despertador" eran las 10:66 h. Así que cuando me he levantado, pensaba en la hora que marcaba el despertador de mi sueño. Desayunando mi café con leche, con una tostada de mantequilla con azúcar, he resuelto que el sueño se debe a que últimamente los días se me pasan muy, muy rápido y que en más de una ocasión he dicho a alguna amiga la típica frase "necesitaría que el día tuviera una hora más". En mi sueño la hora tenía seis minutos más. Ahí termina el sueño. Después de desayunar y ver un ratito la tele, me he aseado y he empezado una dura jornada de limpieza. Muebles, baño, poner lavadora, aspirar, pasar el mocho... Ha sido agotador. Cuando he terminado me sentía dolorida y muerta de hambre. Ya pasaban de las tres y media de la tarde. Me he preparado un bocadillo de longaniza de pascua, una coca-cola y de postre un bollicao de los de los extremos bañados en chocolate :-) y he comido felizmente viendo el capítulo que tenía pendiente de "Sin Tetas No hay Paraíso". Cuando ha terminado el capítulo me he tumbado a leer un poco la revista "Elle" que me compré ayer, y terminar así de hacer la digestión. Luego me he dado una ducha super revitalizante y me he preparado el portátil para pasar el resto de la tarde navegando por los blogs amigos. Mi maridito ha vuelto muy contento y me ha encontrado a mi , relajada y con la casa limpísima :-) :-). Ahora son las nueve y media, y mientras él ve el fútbol en la primera, yo escribo mi Diario de Sábado. Soy consciente de que pasarte el sábado limpiando como una loca no es ningún planazo pero la realidad es que cuando me paso el dia limpiando y luego termino y veo la casa tan limpita me da como un subidón de felicidad y de paz. Así que aquí estoy, más contenta que unas castañuelas. Y en lo que queda de sábado ... supongo que veré alguna película :-) :-).

11 comentarios:

Noe dijo...

Lo mejor de todo es que mañana tienes toooodo el día para ti, lo que es pecado es limpiar los domingos, que horror. Mi sábado ha sido más bien de deambular pachucha por la casa... A disfrutar de lo que queda del finde guapa! Un beso

Uma dijo...

Yo tambien llevo un sábado marujo...Comprando la comida en el mercado (de los buenos, no super!)y ahora volvemos del cine...y la idea era cenar y copichuela, pero al final hemos cambiado de planes...la edad no perdona....y aqui estoy cargando "perdidos" que nos tiene enganchadicos....jeje
besos y feliz finde...

Yandros dijo...

Y encima España ha ganado!
Jajajajaj. Tu maridito estará más feliz que tú jajajajaja
Un abrazo

X dijo...

¡La semana que viene limpia él! Jajajaja.

Jo Grass dijo...

Es cierto que pasar el sábado marujeando es un tostón pero después, cuando te sientas finalmente con tu tentempié y te dedicas a ti misma con todo oliendo a pino y ordenado te relajas el doble.
En fin, mi reino por una chacha. A mí me toca hoy, tengo detrás mío toneladas de ropa (de las tres lavadoras que puse ayer) esperando, jajaja
Pues que esperen un poco que ahora estoy leyendo a Claire, jajaja

Nebulina dijo...

Si le quitas lo de limpiar, me parece un sábado perfecto :)
Un besazo!

Artabria dijo...

Tu sábado fue bastante parecido al mío, jeje, es lo que tiene ser ama de casa :P

Sandra dijo...

Pues a mi esos sábados me encantan, no tienes prisas, puedes limpiar a tu ritmo, dedicarte tiempo para ti. Son geniales!!

Y estamos de acuerdo, cuando ves toda tu casa limpita, t da una alegria increible.

Benditos sábados de relax ;)

Feliz semana guapa.

Esteban dijo...

Yo me pase todo el sábado liado también, primero hice la compra y luego empece a preparar la cena por que unos amigos venían a casa a cenar. un beso

La Queli dijo...

Mi sábado ha sido un poco especial y aun lo estoy pagando, pero estoy deseando estrenar mi casita para poder hacer lo mismo que tú, aunque en mi caso, como trabajo los fines de semana, lo dejaré para el lunes.
Besucos guapa.

Rebeca dijo...

Pues yo creo que esos días también valen la pena, que siempre andamos detrás de hacer esta cosa fantástica o esto otro, y cuando tenemos ese espacio para nosotros, ese día en el que no has hecho nada, pero en realidad has hecho mucho, también te sientes feliz. Si es que al final no hay que irse demasiado lejos para estar contenta.