martes, 10 de noviembre de 2009

LO QUE EL TIEMPO SE QUEDÓ

Pasa el tiempo. Van pasando uno a uno, los días; los meses; los años. El tiempo pasado se queda con algo de nuestra esencia. Echo la vista atrás y me complace recordar aquellos tiempos en los que cuando sonaba el despertador a las siete de la mañana, me levantaba de la cama feliz e ilusionada, dispuesta a vivir un nuevo día. Dispuesta a "comerme el mundo". Desayunaba en la cocina mi café con leche acompañado de cruasanes rellenos de nocilla que estaban riquísimos y que me alegraban el alma. A esas horas tempranas me sentía a gusto conmigo misma. Mis amaneceres eran resplandecientes. Los consideraba uno de los mejores momentos del día. Era dichosa. Feliz.
Conservo en mi memoria esa bonita estampa del pasado. Mis amaneceres ahora ya no son así. Ahora odio literalmente el sonido del despertador. Poseída por el sueño que se niega a dejarme en libertad, me arrastro a la cocina a tomarme mi café con leche que me ayuda a despojarme de una pequeña parte de ese sueño que me tiene atrapada. No hay cruasanes ni nocilla. El apetito de antaño ya no está. Mis amaneceres ya no son resplandecientes. Ahora son borrosos. Son una lucha: yo contra el sueño y contra el anhelo de dormir unas horas más. El tiempo me ha arrebatado aquel entusiasmo matutino... y nunca se lo pedonaré.

13 comentarios:

Laia... dijo...

Pero seguro que te ha traido algo a cambio... :)

Jo Grass dijo...

Qué duro resulta a veces crecer y asumir responsabilidades pero, como dice Laia, seguro que en la balanza del trueque han aparecido otras cosas que te hacen sentir mejor!!!

Juan Rodríguez Millán dijo...

Y en el caso de que no te reconforte lo que has conseguido a cambio, tienes una solución: recupera esa ilusión. ¿Que no puedes? Ya te digo yo que sí... Prueba un día de estos, ya verás...

X dijo...

Prueba a acostarte tres horas antes. xD

Yopopolin dijo...

yo siempre he aborrecido madrugar... asi que eso no me lo ha quitado el tiempo... jaja

bss

Esteban dijo...

A mi me pasa lo mismo tamoco me gusta el despertador y alguna vez mehe dormido para ir a tevajar jijiji, un beso guapa.

Uma dijo...

pos mu mal! porque antes tambien madrugabas no?? eso es que te falta ilusión en lo que haces ahora...o ¿no será lo de los croasanes???
besos!!

La Queli dijo...

Tiene razón UMA, eso es que tu mente echa de menos la nocilla, ajajajajajaja.

Pero, todo lo que se vá deja algo a cambio, y es lo que tiene la madurez, que lo que antaño nos hacía feliz, ahora con las responsabilidades, parece que lo olvidamos, pero está ahi, nuestros sueños, ilusiones y ganas de vivir siguen ahí, lo que ocurre es que el presente no nos lo deja ver.

Mañana cuando te levantes, preparaté un par de cruasanes y tómate un poco de tiempo para desayunar ( olvidándote de tus deberes ) y veras como algo de esa energía vuelve a tí. Besucos.

Sandra dijo...

Yo no he tenido entusiamo matutino en mi vida, para mi los amaneceres son pa echarme a llorar de deseperación por querer dormir mas!!.

El tiempo pasa, si, y se lleva con el muchas cosas, yo es q soy de las q piensa que los tiempos pasados siempre fueron mejores.

besetes.

Rebeca dijo...

Qué duro levantarse por las mañanas, sobretodo en invierno, cuando uno esta con su mantita, la calefacción, debajo de las semanas e intentando no sacar demasiado la cabeza por si se congela la nariz.

DAISY dijo...

pero es también es madurar, no?? abrazos

Sandra dijo...

Feliz finde guapa ;)

Yandros dijo...

A mi no me importa madrugar. Me suelo acostar entre las 0:30 y 1:00. Me levanto a las 6:30, me ducho, me tomo un café y me hago 125 km. Trabajo y a las 7-8 de la tarde me hago los 125 de vuelta. Eso si, los viernes me quedo dormido de pie jajaja
Pero me gusta madrugar, siempre hay un horizonte por delante.
Un abrazo matutino