martes, 29 de diciembre de 2009

EN ESTA NAVIDAD

Ya no soy una niña, y mucho menos en Navidad. La nostalgia surge al rememorar aquellas Navidades de antaño, en las que todo era posible. Era pura magia. Pura ilusión. La inmensa alegria en los encuentros familiares. El cantar villancicos tocando la pandereta junto al árbol y el Belén. Las risas y los juegos. Los sueños. La indescriptible felicidad ante la inminente llegada de los Reyes Magos. El milagro de la Navidad, fruto de la inocencia de los niños.
Ahora que ya no soy una niña, la Navidad no es la misma. En esta Navidad, la crisis sigue manteniendo a familias sin trabajo con el que ganar un sueldo. En la carretera, los accidentes de tráfico se siguen sucediendo y siguen provocando tragedia y dolor a sus víctimas. En esta Navidad, los enfermos siguen enfermos, y la gente mala sigue siendo mala. En los países pobres la gente se muere de hambre y en los países en guerra, no hay tregua. El espíritu navideño se ha hecho muy pequeñito, porque aunque es Navidad, nada cambia. Todo continúa, y los sueños, sueños son.
Ya no soy una niña, y en las entrañables reuniones familiares de esta Navidad, percibo sobre la mesa el resquemor entre parientes que tratan de disimular sonriendo entre copas de cava y trozos de turrón. En esta Navidad, la magia no ha aparecido y vestida con mis mejores galas, mis penas siguen conmigo.
Ya no soy una niña, y es en esta Navidad, cuando más deseo que sea posible, que se haga realidad el milagro de la Navidad.

16 comentarios:

DAISY dijo...

madre mía claire, si es que a veces es mejor no juntarse. Llevamos acuestas muchas historias de todo el año y vamos callando hasta que llega la famosa npche de juntarnos y ¡zas! a tener mal rollo!! suerte y ánimo!! un besote

Esteban dijo...

Pues si en navidad todo sigue igual, pero antes también seguía todo igual, lo que pasa es que los niños tienen la suerte de ser niños y solo pensar en ser feliz en navidad. Un beso

BET dijo...

Tienes razón, de mayores lo vemos todo desde otra prespectiva, los problemas y las preocupaciones no desaparecen por que sea navidad y claro, no es lo mismo...
Ojalá pudieramos verlo todo con los mismos ojos que los niños ...

Besos !

X dijo...

Infancia, divino tesoro.

(La ignorancia es la felicidad)

Artabria dijo...

Supongo que algunas de las razones que has dado son las mismas que hacen que yo odie cada vez más estas fechas.

kpa dijo...

yo también añoro la ilusión y la inocencia que tenía de niño cuándo llegaban estas fechas..
ya con los años , y de mayor todo cambia....
¿hasta nosotros?
besos....

Wenanena dijo...

Es verdad... yo siempre digo que la vida del adulto no es nada fácil. Qué pena que perdamos el tiempo con resquemores del pasado y rencores absurdos si luego la vida es super efímera y se va en un chasquido...
El caso es que es así... y como esperamos ser eternos seguimos comportándonos como malvados. Espero que disfrutes al máximo los días de vacaciones que nos quedan y que los momentos de desencanto sean los menos. Un besín.

Miguel Casañas dijo...

Yo odio la Navidad, sinceramente. Cuando era pequeño, era la mejor época del año. Ir a ver a los Reyes Magos. Perder el sueño esperando por ellos, ir hasta el árbol todavía de noche con una linterna en busca de algún regalo con mi nombre en la etiqueta... Pero ya perdió la gracia. Para mí la Nochebuena y el fin de año son dos noches cualquiera del año. Y sobre el tema de los regalos... odio sentirme obligado a comprar. Todo el mundo tiene que ir a comprar regalos para todo el mundo. ¿No es mejor regalar a quien a uno le apetece y cuando a uno le apetece? Eso tiene que salir de uno, y no ser un compromiso social. Preferiría que fuera así.

La Queli dijo...

Por esas mismas razones y alguna otra, son por lo que los adultos nos deprimimos cuando llegan estas fechas, porque nos gustaría que todo fuera perfecto, en armonía.... pero cuando uno es mayor todo eso son sueños infantiles, nos pesa nuestra vida adulta.
es una pena, pero la Navidad es exclusivamente para los niños con su fé y sus ilusiones, las nuestras se van por el desague con los problemas diarios, las hipotecas y demás problemas.

Creo que el 90 % de los adultos deseamos que llegue, por fin, el 7 de enero. Será un respiro.

Besucos.

Sandra dijo...

No hay que perder el espiritu de la navidad, y aunque sea por unos dias, hay que seguir creyendo en la magia de estas fechas.

Aunque cuando pasen las fiestas, todo siga igual, y nada haya cambiado.

Feliz año guapa!.

LA VANE dijo...

Me has partido el alma con el post porque tienes toda la razon, las cosas no cambian porque sea Navidad... pero tampoco cambiaban cuando eramos pequeños. Recuerdo que yo siempre tenia un puñetero examen despues de Reyes y ¿sabes lo que hacia? ME TOCABA LOS COJONES¡¡¡ Ya lo recuperaria luego y por eso te digo, ¿por que no vuelves a ser niña otra vez y haces QUE TODO TE TOQUE LOS COJONES? Que tu primo y tu cuñado no se hablan, peor para ellos, tu hablas a quien te de la gana, te ries, bromeas, abres tus regalos y demas y cuando pasen estas fechas siempre tienes opcion de volver a cabrearte por todo, no?.

Mi lema en estas fechas es "ME DA IGUAL TODO. YO SOY FELIZ", es incrible pero no me cabreo por nada, me pongo el chip de soy feliz y es que soy feliz hasta comiendome una patatilla. El 7 de Enero es el que me hace despertar pero mientras es un sueño placido que nada ni nadie puede estropear porque vuelvo a ser una niña por unos dias.

Yandros dijo...

Claire, estoy contigo, como podrás deducir de mis escritos sobre estas fechas. El problema es más nuestro que de la Navidad, creo yo, pues depositamos en ella esperanzas e ilusiones sin ninguna base lógica. Es algo bastante forzado.
Un abrazo

Rebeca dijo...

Claire...dejamos de ser niños y vemos el mundo tal como es, con sus virtudes y defectos, pero a pesar de ello ¿te das cuenta que seguimos manteniendo la ilusión de antes al creer que podría suceder un milagro?
Ánimos, la Navidad pasa, a pesar de la melancolia que muchas veces nos provoca, no siempre las cosas son tan negras.

Uma dijo...

ya...yo creo que por eso hay menos espiritu...pq ya no somos niños...pero en cuanto te rodeas de ellos vuelve!!
muchos besos y FELIZ 2010

LA YOLI dijo...

Una reflexion muy profunda. la Navidad es para los niños con su inocencia y su falta de malicia.

Sin embargo yo estoy con La Vane. En Navidad vuelvo a ser una niña, intento ver solo lo positivo, reirme de las penas, valorar lo que tengo y procurar que mi niño adore la Navidad, como lo hago yo.

Un beso enorme y Feliz Año.

Simone B dijo...

La verdad es que creo que esas Navidades no vuelven nunca.Siempre había oído que se revivían cuando se tienen hijos, pero no es así..también son especiales claro que si, y vives su ilusión, pero vivirla tu es muy diferente pues para eso se necesita mucha inocencia y hace mucho qu ela dejamos atrás.

Espero que encuentres la forma de qu etus Navidades sean especiales preciosa.

Muchos besos y Feliz 2010!