lunes, 25 de enero de 2010

LE ESCRIBO A LA LUNA


La luna, bella, distante, embriagadora. No es de extrañar que desde siempre haya provocado fascinación en los hombres. Es protagonista de lindas canciones y de hermosos poemas. No es de extrañar que románticos le confiesen sus pasiones, en busca de respuestas y que soñadores le pidan sus deseos confiando en sus poderes. La luna, siempre serena y paciente en lo alto del firmamente, rodeada por su halo luminoso y sabiéndose observada, adorada y soñada. No es de extrañar que nadie quede indiferente en su presencia, pues al contemplarla, la luna ejerce su hechizo y cautiva con su luminiscencia, que la hace irresistible. En mis noches de insomnio, me acerco a la ventana y mientras bebo mi vaso de agua, ella está ahí, observándome, esperándome. Y yo la miro y la siento. Y cuando está en toda su plenitud, si yo me siento especialmente atrevida, o excepcionalmente perdida, le hago mi consulta y le revelo mi alma. Posteriormente, agacho la cabeza con una sonrisa, deseando que la mágia de la luna, obre en mi favor. De alguna manera estoy conectada a ella. Es dificil de explicar, así como de entender. La luna está ahí. Para mí. Para todos. La luna es romanticismo. La luna es amor. La luna es sueño. La luna es anhelo. La luna es lo que es, ... pero es algo más.


Nota: Queridos bloguer@s, la que escribe estas líneas, no es una lunática, pero a veces tiene sus momentos... :-) :-)

18 comentarios:

Esteban dijo...

A mi no me afecta, pero tengo un amigo que la luna le afecta en su estado de animo y mucho. Un beso

Noe dijo...

Yo soy muy lunera, mi estado de ánimo va un poco con ella. Me encanta lo que has escrito. Un beso!

La Queli dijo...

Hoy eres pura poesia. Te veo muy inspirada. Has hecho un post precioso. Me ha encantado. Y me pasa como a tí, me encanta mirar a la luna, me hechiza.

Besucos.

miguelin dijo...

La luna es magia. La luna es de las cosas mas bellas que hay en la tierra. He pasado noches y noches contemplandola. Sobre todo cuando se viste de gala junto al mar. Volvere a tu blog. estas invitada al mio.
http://mividaentuventana.blogspot.com/

Yopopolin dijo...

Te ha salido de lo más profundo eh... la verdad es que siempre ha tenido un halo de lo más místico y seductor. definitivamente me gusta la luna! jaja

bsos!

X dijo...

El que no se haya pasado un buen puñado de minutos una noche mirando la luna... no ha vivido. :-)

RAMPY dijo...

Será mucha casualidad, pero hoy le he dedicado mi post al SOL.
Seré un inSOLente?
Besos y feliz día
Rampy

BET dijo...

Si, la luna es fascinante, recuerdo hace bastantes años, que nos escapamos un fin de semana a la Vall d'Aran, eramos seis y después de cenar, nos apeteció ir a estirar las piernas, la luna llena iluminaba el camino y creo que nos hechizó, pues nuestra estirada de piernas fue de seis kilómetros,jajajaj
Me ha encantado el post.

Besos !

Rebeca dijo...

Cuando aparece la Luna llena soy mucho más consciente de lo conectados que estamos con la naturaleza y lo mucho que nos afecta.

Yo en secreto también le pido muchas cosas esperando que me las conceda.

maku dijo...

Me encanta la luna y mirarla. De hecho me tatue una luna pequeñita!. Podria estar horas mirandola!

http://unachispaenmivida.blogspot.com

Uma dijo...

Había un juego que consistía en que si eras capaz de mirar la luna 5 minutos sin parpadear se te concedía un deseo..alguno me cumplió!
besos lunera..que no lunática!!

LA VANE dijo...

A me relaja mirar la luna tumbada por la noche. Cuando me siento mal es como si me arropara.

kpa dijo...

En mi casa,en las noches de verano,cuándo tenemos las ventanas abiertas,a veces entra el resplandor de la luna e ilumina un poco nuestra habitación..
a los dos nos encanta...

Juan Rodríguez Millán dijo...

Benditos momentos... Alguna vez me he quedado embobado mirando a la luna, sí, y pensando más cosas por su culpa...

Wenanena dijo...

A mi no me afecta la Luna, pero eso sí... me encanta mirarla :)

Nebulina dijo...

Todos tenemos nuestros ratos :P

LA YOLI dijo...

Preciosa tu entrada. Yo no me puedo resistir a pedir un deseo cuando hay luna llena y me encanta contemplarla de noche mientras tomo una copa de vino.

Es cierto que la luna tiene cierto embrujo.

Besos

Sandra dijo...

Me quedo sobre todo con lo de que la luna es romanticismo.

A mi tampoco me afecta, que yo sepa. De todas formas perfiero el sol, la luz!!.

Besito.