viernes, 1 de abril de 2011

EL REENCUENTRO

Todas las tardes, a eso de las siete y media, pongo la tele en el canal siete -el que tiene parentesco con telecinco-, y los veo a ellos, los habitantes de la casa de "El Reencuentro". Como hace buen tiempo, a esa hora suelen estar en el jardín, aprovechando las últimas horas de sol, y dedicados a sus quehaceres, que son eso, relajarse, charlar, echarse unas risas... y poco más... "eso es vida" como dirían algunos.
Y yo, un ser que anda últimamente un tanto bloqueada por sus cosillas, me siento frente a la tele, y dejo que las imágenes me hagan evocar sensaciones ya olvidadas de aquellas tardes de verano en las que siendo tan solo una niña, pasaba los días sin prisas, sin madurez, ocupados por una nada absoluta repleta en su totalidad de simple y pura vida. "El Rencuentro" rescata de mi memoria aquellos veranos que se podrían resumir en uno: Verano Azul. Veranos ocupados en andar con las amigas, charlar de todo y de nada, no tener nada que hacer, reir y soñar. Eso es lo que veo en las tardes de "El Reencuentro" . Veo personas que han salido de la realidad de sus vidas, dejándolas aparcadas durante el período de tiempo que dure su estancia en la casa, para dejarse llevar por ese mundo surrealista en el que los días transcurren entre risas, charlas, tranquilidad, enfados, reconciliaciones y risas otra vez. No es surrealista la vida en El Reencuentro, es ese verano azul que seguro que todos hemos vivido alguna vez. Hoy veo a los habitantes de la casa como a personas afortunadas porque están gozando otra vez del privilegio de la libertad que solo la niñez concede. Son niños de nuevo. Solo viven, nada más. Yo les diría en voz bien alta ¡disfrutarlo!. Semejante descanso sería un crimen desperdiciarlo. Ya serán adultos cuando salgan por la puerta, que el verano azul solo se vive una vez y para ellos, esta es la segunda. Nunca he entendido que la gente pueda participar en este tipo de Realitys, pero hoy los veo con otros ojos. Hoy aquí, pondría el típico "Me gusta" que tanto se usa en la Red.


NOTA: Sé que tengo el blog abandonado, y me gustaría que esta entrada rompiera el bloqueo este mío, pero bueno, estoy bien, y sea como sea, gracias por estar ahí. Os leo.

8 comentarios:

Fibonacci dijo...

Me ha gustado tu entrada, si te soy sincero, no se de que programas me hablas, pues no suelo ver la televisión, excepto algún tema puntual...pero aún así, el verano azul está dentro de nosotros,vivamos como si lo fuera...un besote

Rebeca dijo...

ánimo Clarie! habrá que buscar la llave para quitar ese bloqueo! yo también estoy en una época de sobrecarga de trabajo, pienso que es provisional y sueño como tú en que haya más días de "verano Azul" que momentos sin pausa.
Lo malo de estos realitys, a pesar de esa visión tuya, es que no dejan de ser televisión.

Jo Grass dijo...

Los bloqueos se terminan cuando uno decide cambiar la óptica de su mirada y se atreve a mirar el mundo con otra paleta de color, como has hecho tu ahora mismo, utilizando tus recuerdos de verano azul, que inexplicablemente te ha recordado ese reality. Mira por donde, un espacio aparentemente vacío, ordinario y sin interés, te ha resultado terapéutico. Claro que sí. A veces hace falta desconectarse, aunque sea frente a algo sencillo, delante de la pantalla doméstica.
Un beso enorme. Me alegra muchísimo encontrarte de nuevo. ÁNIMO y mira el color de la primavera!
Mua

Juan Rodríguez Millán dijo...

Me alegra verte, ya me andaba yo preocupando por tu ausencia en tu propio espacio y por mucho que sí comentaras en mi blog... Que el bloqueo sea pasajero, más en la vida que en el blog, que lo importante es que estés bien.

La verdad es que yo detesto los realities (aunque este año he tenido que seguir uno por una buena razón, vaya...), pero tengo una pareja de amigos que están enganchados a todos, incluído este del Reencuentro. Si lo disfrutáis, por las razones que sea, a mí me parece genial.

Pilar dijo...

Dos besos a los responsables del programa si te han traido bellos recuerdos, junto con la sensación de romper un bloqueo que sólo tus dedos pueden romper.

Un abrazo

Sandra dijo...

Pues si, pero es que la niñez se vive solo una vez en la vida, la pena es que cuando somos niños no somos conscientes de esa despreocupación y esa falta de problemas que cuando somos adultos no hay manera de eludir.

Bienvenida guapa ;)

don vito andolina dijo...

Hola bello e íntimo blog, profundas, hondas entradas,si te gusta la comunión entre palabras, la poesía,te invito al mio,será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
gracias, buen martes, besos cómplices...

Yopopolin dijo...

pues entonces para algo sirven los realities! te han hecho feliz durante unos momentos! :)
yo tambien añoro esos veranos azules, que por mucho que queramos, no se van a volver a repetir.. :(

bienvenida de nuevo! que estas desaparecida... :S