viernes, 23 de noviembre de 2012

Y YO CON ESTOS PELOS

Mi pelo es largo, liso, de poco volumen para mi desgracia (snif..:), rubio con mechas.
lo lavo en días alternos y le aplico una mascarilla para que se vea bien cuidado.  Lo más triste de no tener una cantidad abundante de cabello, es que si pasas dos días sin lavarlo se vuelve graso en exceso, y estéticamente desfavorece ó bastante ó mucho.  Si el día que toca lavarlo no lo hago, al día siguiente no me soporto a mí misma y hasta que no noto el chorro de agua de la ducha cayendo sobre mi cabeza y arrastrando consigo el champú y la suciedad no quiero ni salir a la calle.  Luego, cuando ya he terminado y de nuevo siento mi pelo limpio y seco vuelvo a ser yo misma.  Relajada, revitalizada y con ganas de salir a la calle con la melena al viento...maravilloso.  Me parece curioso que la higiene del cabello afecte de esta manera a nuestro estado de ánimo porque ¿qué es el cabello aparte de un montón de "hilos" que salen del cuero cabelludo y que ni sienten ni padecen?  pues  la cuestión es que si no está limpio genera incomodidad general.  Escribiendo esto me viene a la cabeza una conversación que tuve hace años con una amiga en la que ella me aconsejó que cuando estuviera embarazada y me pusiera de parto, antes de salir de casa me lavara el pelo.  Ante mi cara de sorpresa  ella me explicó que en el parto se suda mucho y que luego no te dejan lavarte el pelo con lo que tú te quedas ahí, con tu bebé, recibiendo a las visitas con el pelo asqueroso.  Imaginarme en la tesitura descrita por mi amiga me asustó, así que durante mi embarazo me lavaba el pelo casi todos los días, para que si llegaban antes de tiempo  no me pillaran con el pelo sucio. ¡Qué horror!.  Finalmente fue cesárea, y debo decir que  aunque mi pelo estuvo limpio todo el tiempo, de estar todo el día postrada en la cama, el pelo se me enredó una barbaridad.. Dios, nunca olvidaré lo que me costó desenredarlo... hasta ayuda necesité. 
Pues eso, que el pelo es mucho pelo.  Yo anoche aunque tenía que lavármelo, no lo hice. Craso error. Estaba muy cansada y solo tenía ganas de cenar y ver un rato la tele, así que me dí una ducha rápida, y aún a sabiendas de que al día siguiente me arrepentiría, no me lo lavé.  Cierto es que contaba con que íba a venir mi madre a ayudarme con los peques pero... ¿y si no llega a venir, qué?... Uff, me da algo.  De hecho cuando se los ha bajado a pasear, he limpiado mi dormitorio y mi cuarto de baño y no he aguantado más. Sentía la necesidad urgente de lavarme el pelo. Tras hacerlo el alivio ha sido inmenso.  Para que luego digan que el pelo está formado por células muertas.  Pues no da el pelo quebraderos de cabeza.  Hasta  podría decirse que cada mujer tiene su historia particular de amor-odio con su pelo.  Es la verdad.  Una se pasa la vida aprendiendo a convivir con su pelo, y aún así, el pelo sigue dando la nota y mostrando su rebeldía.  Es lo que hay.  El pelo es así.  Tiene carácter.
Un pelo limpio y peinado aumenta nuestra autoestima de una manera rápida y eficaz. Y con un pelo limpio y bien peinado puedes ir a todas partes. No se necesita más.

7 comentarios:

X dijo...

Hablando de ello, creo que este mes ya me va tocando jajajaja.

Anónimo dijo...

Han sacado en Mercadona un suavizante de vinagre con olor a frambuesa que es ideal para pelo graso.
El mio es exactamente igual que el tuyo y con este "suavizante" se engrasa menos y no se esturufa, ademas lo acaban de bajar de precio
Pruebalo, no te arrepentiras y por supuesto, no tengo mas interes que no retiren el producto

Uma dijo...

Te doy toda la razón en que el pelo marca tu vida! un pelazo pantene condiciona tu adolescencia...nadie parece fea con un pelo bonito y cuidado, pero un pelo rebelde y desastroso junto a pocas dotes para domarlo desmerecen hasta a Sara Carbonero!
Aperender a convivir con el pelo que te ha tocado en suerte y aprender a manejarlo es una tarea dificil, pero es un reto más!
Educar a una niña rebelde en los terribles 2 es algo parecido en cuanto a complicación! pero eso no se si lo superaremos!
Besos

Pilar dijo...

Suena raro, pero cómo te entiendo.
Si sentirme cómoda con el pelo, todo me cuesta mucho más.

Tequila dijo...

Siempre se ha dicho, que el pelo y las manos son nuestro D.N.I.

Besos!!!

Rebeca dijo...

El pelo y todo, necesitamos sentirnos seguras para comernos el mundo. Mi jefa siempre me regaña porque el pelo dice que no hay que lavárselo cada día que entonces se engrasa mucho más porque estimulas las glándulas sebáceas, que quieres que te diga, yo tengo un pelo como el tuyo y cuando no lo lavo a diario, me lo veo feo, sucio y me siento muuuuy incómoda.

Maite Raigal dijo...

Yo, que sin no me gusta mi pelo no salgo a ningún sitio...! Creo que eso de que cómo llevemos el pelo nos identifica, es como poco, muy cierto. Te sigo, un besazo, Maite.

imposiblesinoeresyo.blogspot.com.es