lunes, 21 de junio de 2010

¿TODO VALE?

En un reality emitido en Francia, una concursante estuvo un día comportándose como si fuera un perro. Le pusieron una correa de perro, se tenía que rascar como un perro, comió de un recipiente para perros, e incluso fue al baño con la correa atada al cuello. Se vió obligada a hacerlo, porque de lo contrario su equipo perdía la prueba y el objetivo del concurso era ganar un premio de 300.000 euros. Cumplió el desafío, pero terminó llorando y diciendo que había decidido abandonar el programa. La polémica está desatada. La pregunta de si todo vale para conseguir audiencia está formulada. La respuesta por desgracia, no es un NO rotundo. Y echar la culpa de estos abusos a los concursantes no es de justicia. Una persona cualquiera puede estar en un reality, y ante semejante reto, puede o bien tomárselo a cachondeo y hacerlo entre risas, o bien negarse. Pero claro, en este caso, si se negaba su equipo perdía la prueba, con lo cuál, se sintió obligada y lo hizo contra su voluntad. Yo me pongo en su lugar, y quizá habría echo lo mismo que ella. Hacer el ridículo forzada, y pasar vergüenza y humillación. ¿Y si de ello dependiera el yo ganar los 300.000 euros? ¿lo haría? ¿me comportaría durante un día como un perro por 300.000 euros? Pues sinceramente, no lo sé. Pero me pregunto si depende de mi respuesta el ser o no merecedora de un trato digno, de un respeto. Los concursantes de estos realitys son personas que por los motivos que sean, se han lanzado a esta aventura. Si aspiran o no a convertirse en famosos de la televisión es asunto suyo. Si tras salir del concurso muestran sus cuerpos sin ropa en revistas, también es asunto suyo. Pero que se sientan psicológicamente coaccionados a someterse a determinadas situaciones que denigren o mengüen su honor, dignidad y autoestima no debería ser asunto suyo. Simplemente no deberían verse en semejantes situaciones. La libertad en el contenido y desarrollo de este tipo de realitys debería terminar donde empieza a faltarse el respeto a la dignidad de sus concursantes. La audiencia no ve lo que quiere; la audiencia ve lo que la tele le ofrece. Los creadores de estos realitys idean, crean, y deciden. Y si luego pasa algo, culpan a la audiencia. O a los concursantes. Para ellos, todo vale. Y eso no es así.

16 comentarios:

DANYGIRL dijo...

Buff...yo leyéndolo pienso que no lo haría,,,pero ahora veo un maletín con esa pasta y, ¿qué quieres que te diga? Igual hasta me lo pensaba...no sé si todo vale....lo que sé es que como dicen "la pela es la pela".

Jo Grass dijo...

Está claro que NO todo vale pero si la gente se mete en un programa basura está claro que antes o después acabarán en ella o como ella. Tienes toda la razón en lo que expones pero creo que hoy en día hay, desgraciadamente, una extensa cultura de realitys, incluso gente cuya profesión es concursante de los mismos y, si se presentan, ya saben que están expuestos a cualquier atrocidad, incluído algo tan denigrante como ese ejemplo.
A mí me parece espantoso así que ni por todo el oro del mundo vendería mi dignidad.

Besitos

LA VANE dijo...

Yo lo tengo claro, no, no lo haria. Hay experiencias que te hacen sentir tan mal que el dinero no las compensa por mucho psicologo que luego te ayude.

Lamamma dijo...

En un caso así lo que a mí me gustaría ver es cómo el resto de concursantes, de su equipo y del otro, hacen piña para negarse en redondo a semejante prueba. ¿A nadie se le ocurrió protestar?

X dijo...

Yo lo haría hasta por 30.000. Soy un vendío. xD

Manuela dijo...

creo que más de uno/a haría de perro, de gato o de liebre si hace falta para ganar 300.000 euros... el tema es que si se mete en un reality y ya conoce de qué va, porque puedes ver programas anteriores, pues bueno es un poco como aceptar las reglas del juego, no? es como una famosa que vaya al Salsa Rosa y luego se niegue a contestar las preguntas y diga que se ha sentido insultada/vejada... tía pues pa qué vas? ah, que querías la pasta? pues esa suciedad exige que te embarres... deberían prohibirlos también? bueno, lo que puedes hacer es denunciarlos si consideras que ensucian tu imagen o te denigran como persona, esas cosas están protegidas por las leyes, pero por lo demás... lo que deberíamos es no ver esas cosas, si no tuvieran audiencia se acababan rápido que la tele es muy cruel, pero no creo que la gente vea lo que le echan, especialmente ahora con tantos canales, somos bastante sabios como para decidir qué nos gusta, qué nos relaja y qué nos excita, así que... dónde está el límite? comó tú bien dices, en la dignidad de la persona, pero quién decide si a mí me parece digno o no hacer de perro en la tele por 300.000? quién decide si es digno o indigno que me acueste con un tío por cien euros? y aquella inglesa que decidió morirse en directo frente a las cámaras y con lo que sacara darlo a sus hijos para que tuvieran un patrimonio al morir ella? los límites son tan difíciles... la única verdad es que puedes apagar la tele o cambiar de canal...

Juan Rodríguez Millán dijo...

Pues poco más puedo añadir, porque estoy totalmente de acuerdo contigo. Lo malo es que hemos llegado a un punto en que tú y yo (y espero que mucha más gente) decimos que "todo no vale", pero la realidad se empeña en recordarnos que, siendo optimista, lo que se puede decir es que "todo no debería de valer", porque en realidad sí vale...

Yo también tengo claro que no lo haría.

Uma dijo...

me parece que la clave es tu ultima frase...los guionistas deciden y la audiencia ve lo que echan...si hubiera un pelin de autocensura por su parte, un pelin de intentar ofrecer contenidos y no solo formas vacias que atonten aun mas a la masa que luego es mas facilmente manejable y compra mas los productos que se anuncian después...no se!
me debo estar haciendo vieja...
con respecto a lo de hacerlo o no!creo que nunca iria a un reality...en fin que no se daria la situacion...si es por los demás a lo mejor si...si es por mi no rotundo!
besos

BK dijo...

Desde que luego que no vale todo, pero en tiempo de necesidad seguro que más de uno pierde sus principios y hasta su propia dignidad.


P.d. He vuelto a "deambular" por la red, pero con otro nombre.

La Queli dijo...

pues yo creo que NO, no vale todo, pero el caso es que parece que sñi que vale y ese es uni de los motivos por los que me paso días y días sin ver la tele. Me aburre soberanamente, de hecho ya casi ni veo los telediarios, los escucho por la radio y así me entero de lo que pasa.

Besucos.

un completo gilipollas dijo...

En el amor y en la guerra todo vale.
Siempre suyo
Un completo gilipollas

Miguel dijo...

Has elegido un tema interesante y complejo...un auténtico dilema .
Por una parte las personas que participan en estos Realitys , saben que se exponen a que se les exija cualquier cosa ...a cambio de ganar una importante cantidad de dinero.
Por otra parte, está la pregunta de si es moral y ético , someterse a pruebas y situaciones que degradan la condición humana.
Por desgracia, el dinero mueve montañas...y también puede mover a una persona, a comportarse como un perro durante 24 horas.
Sobre todo , cuando su decisión puede hacer perder semejante cantidad de dinero a todo su grupo.
En fin... la verdad es que estos Realitys a mi nunca me han gustado, de hecho, me aburren....pero lamentablemente a muchas `personas les fascina....no se....
Un abrazo Claire

LA YOLI dijo...

Ni de coña, vamos. No hay dinero en el mundo que pueda destrozar mi dignidad. Si así se salva la vida a alguien... me lo pienso, depende quién sea ese alguien, pero... Por dinero?

Sandra dijo...

Yo creo que no todo vale. Osea los productores pueden proponer, pero nadie te obliga a aceptar…., nadie te pone una pistola en el pecho, si te importan mas 300 mil euros que tu dignidad como persona... entonces no se puede quejar, todo vale.

Un besito.

Rebeca dijo...

Es lo de siempre Claire, a veces se pasa la línea de forma tan fácil poniendo en juego la dignidad humana y muchos otros valores que deberían ser sagrados. Cierto que ella acepto las reglas y cierto que también los espectadores aceptamos ver ese tipo de programas.

Jo Grass dijo...

Cariñete, aparece tu entrada de un año de blog pero aquí no la encuentro. A ver si tienes mal puesta la fecha o la hora o algo.
Besitos