viernes, 6 de mayo de 2011

DISGUSTANDO A LA JEFA

Hace ya bastante tiempo, alguien me dijo que un empleado nunca puede ser amigo de un jefe. Se pueden llevar bien y compartir inquietudes e incluso pasar juntos tiempo de ocio, esta relación siempre estará desequilibrada pues el jefe siempre estará por encima del empleado y si en un momento dado surge la discordia, el jefe ocupará su rol en toda su intensidad.

Mi amiga Laura trabaja de dependienta en una pequeña zapatería de barrio. Con su jefa siempre ha mantenido una relación sobria y respetuosa y lo cierto es que prácticamente no se ven las caras pues Laura siempre está sola en la tienda. Laura trabaja de lunes a viernes, cuarenta horas semanales y los sábados por la mañana echa cuatro horitas más, que aunque son voluntarias (por decirlo de alguna manera), son necesarias para que su sueldo sea menos pésimo. Aún echando esas cuatro horas cada sábado, Laura no llega a ser mileurista.

Laura nunca ha estado de baja, ni se ha ausentado de su puesto de trabajo sin justificación previa. Laura es una trabajadora competente, que cumple su horario de trabajo y las funciones propias del mismo y por las que recibe su salario cada mes. No obstante, la jefa de Laura está muy disgustada con ella. No está contenta con su comportamiento de estos últimos días y se lo ha hecho saber. El motivo del disgusto es que debido a que Laura se casa la próxima semana, en un par de ocasiones, le ha pedido poder salir antes de trabajar (concretamente una hora y media un día, y tres cuartos de hora otro día) para poder acudir a las pertinentes pruebas de su vestido de novia. La jefa no entiende por qué ha de salir antes esas horas, ya que al parecer, cuando ella se casó no necesitó ausentarse en ningún momento de su puesto de trabajo. Se supo organizar. Y para colmo de males, el sábado pasado se celebraba la despedida de soltera de Laura, y unos días antes, una de sus mejores amigas se puso en contacto con la mosqueada jefa con el propósito de pedirle permiso para que Laura ese sábado pudiera cerrar la tienda una hora antes. La idea era presentarse todas las amigas por sorpresa en la zapatería y llevarse a la novia a un spa urbano. La jefa accedió a regañadientes con la única condición de que Laura ese mismo día, pusiera un cartel anunciando que el sábado la tienda cerraría sus puertas más pronto. Al comentarle que si la hacían poner el cartel ya no sería una sorpresa, la jefa se reafirmó en sus palabras con un "es mi única condición". Así que Laura puso el cartel nerviosa, sabiendo que iba a recibir una sorpresa por parte de sus amigas, y sabiendo también que el enfado de su jefa iba en aumento. Lógicamente, esa hora no trabajada, no le será pagada.

Cuando me cuentan este tipo de historias, lo que más rabia me da es que los empleados siempre se tienen que morder la lengua

Y mejor no pensar en el disgusto que se llevará la jefa si Laura vuelve embarazada de su luna de miel...¡¡ pobre jefes!!...por no llamarles otra cosa, claro...

14 comentarios:

Jo Grass dijo...

Lo que está claro es que esa jefa es una mujer tremendamente infelíz y amargada;no creo que tenga nadie cerca que la quiera, y descarga su infelicidad con su pobre empleada... Es tremendo pero las hay y los hay a montones. ¡Qué pena! No se da cuenta que siendo tan malvada acorta su vida e impide que las cosas cambien, porque solo atrae energía negativa a su alrededor.

Espero que tu amiga pudiera disfrutar de su fiesta y sea muy felíz en su boda.
besitos

X dijo...

Y lo peor es que no puede mandarla a la mierda porque el que tiene trabajo tiene un tesoro...

Yopopolin dijo...

esta claro que hay que aguantar carros y carretas... no queda otra... :(

Oliver dijo...

hay que aguantarse, en todos los trabajos hay algun/a amargado/a. saludos

DAISY dijo...

como te dicen, en todos los sitios cuecen habas, así que paciencia pero por desgracia donde manda patrón... un beso!!!

Juan Rodríguez Millán dijo...

A mí esa gente me da asco. Porque es gente que parece disfrutar con que a la gente que trabaja para ellos lo pase mal. Porque esos son los empresarios que se merecen ir a la ruina, y no los que verdaderamente trabajan para sí mismos y para su gente. Y me duele enormemente que la única conclusión que podamos sacar es que hay que aguantar esas cosas. Me duele, por no decir una palabra más malsonante.

Yo no me creo que no se pueda ser amigo del jefe. De algunos jefes, por supuesto que no. Y eso que yo tuve mala suerte. Fui muy amigo de mi jefa y de todos mis compañeros, hasta que el buen rollo dejó de esconder que algunos eran muy malos compañeros y ella una jefe despreciable.

Mis mejores deseos para tu amiga Laura. Ojalá sea muy feliz con su boda, con su pareja, en su luna de miel y durante toda la vida.

Yandros dijo...

Bueno, está claro que esa persona es un poco hijadeputa
Yo no sé si es generalizable eso de que quien es tu jefe no puede ser tu amigo. Yo he tenido bastantes personas de las que he sido su jefe y han sido amigas mías y lo han continuado siendo después de que yo sea su jefe, con lo que no hay una "amistad convenida"
Para eso, todo el mundo tiene que tener clara la jerarquía en el trabajo y separar lo profesional de lo personal, aunque no siempre es fácil.
Un saludo

Dr.Mikel dijo...

Ya sabes ese refran no, " donde tengas la olla no petas la polla". Pues bien esto tambien sirve para las relaciones entre no iguales, y dependientes laboralmente.
Bsos.

Rebeca dijo...

¿y no será que la mujer sé moría por una invitación a la despedida de soltera? no sé, yo con mi jefa me llevo bien, asumo que ella tiene el poder, la última palabra y la responsabilidad en las situaciones conflictivas, no vamos a ser amigas de salidas, de entrada porqué podría ser mi madre, pero pese a la diferencia generacional he aprendido a escucharla y ella a mí, así que no todos los jefes son tan malos.

a laura le diría que cambiara de trabajo, pero claro, en esta epoca cualquiera se arriesga y es injusto pensar bajo el lema de "mejor esto que nada"

Sandra dijo...

Es que hay jefes y jefes, y creo que antes que jefe hay que ser persona y tener un minimo de humanidad.

Y lo peor es que cuando dices: no creo que haya nadie peor que mi jefe, siempre aparece una Laura que te hace ver que todavia podria ser peor.

Espero que esa sorpresa no le haya ocasionado problemas.

besos.

Miguel dijo...

Puedo decir con conocimiento de causa....que al menos en mi caso , si es posible tener jefe y amigo..pero siempre, repito, siempre, se debe saber en todo momento cuando es jefe y cuando amigo, se trata de no equivocarte, porque entonces adios amigo y hola terrible jefe.
En cuanto a lo que cuentas de tu amiga , es posible que su jefa sea una amargada y no soporta que tu amiga sea o intente ser feliz.
Un abrazo Claire.

Jo Grass dijo...

Niña, ¿otra vez estás desaparecida? Espero que todo bien. Yo también ando bastante liada.
Besitos

kpa dijo...

yo llevo muchos, muchiiiiiiiiiiiisimos años , (demasiados para decirlos),la amistad es una cosa y el trabajo es otra, la amistad para mi tiene un alto grado de implicamiento, y el trabajo , tambien , por lo tanto yo creo que son complementarios, pero incompatibilisimos,.,..

David C. dijo...

si ... morder la lengua y a mi que no me gusta hacerlo.