miércoles, 25 de mayo de 2011

FE Y FECUNDACION IN VITRO

Coral abrió su joyero, y cogió su cadena de oro de la que pendía la cruz. La sostuvo en su mano durante unos segundos mirándola con devoción. Luego la volvió a depositar en el joyero. Todavía no podía llevarla colgando de su cuello. No se sentía digna. Distraída, paseó la mano sobre su vientre, y se tumbó en la cama. Necesitaba rezar. Dar las gracias por la oportunidad, y rogar para que todo saliera bien. Dos diminutos cuerpecitos empezaban a crecer en su interior y anhelaba con toda su alma que todo saliera bien. El camino que había recorrido hasta quedarse embarazada no había sido fácil y ella ya no era la misma que era cuando lo empezó a recorrer. Había pasado por distintas fases pero aunque intentó evitarlo, su enfado con el mundo y consigo misma, llegó, y con él, la amargura y la exclusión. Mantenerse apartada del mundo acabó siendo la única manera de alcanzar un poco de paz. Pero pese a su calvario, su fe en Dios siempre fue inquebrantable. No obstante dejó de rezar. El malestar que le provocaba el no poder tener hijos se agravaba intensamente al comprobar con qué facilidad lo lograban las demás, y para ella, era una gran injusticia. Su tristeza, su amargura y las pocas ganas que tenía de vivir le impedían rezar. Aceptaba la voluntad de Dios, sí, pero muy muy a regañadientes. Y por eso no podía dirigirse a Él. Ahora que está embarazada, aunque siente que tiene mucho por lo que ser perdonada, necesita darle las gracias, y rogarle una y otra vez que todo vaya bien y pueda ser mamá. Mamá. La palabra resuena en su cabeza como algo mágico. Así como está, tumbada en la cama, se pregunta cómo la iglesia la puede considerar a ella una pecadora. Ella se ha quedado embarazada mediante una fecundación in vitro, sí, pero no tiene ni la más mínima duda de que si todo va bien, los dos pequeñines que se están formando en su interior son dos regalitos, dos bendiciones, dos hijos de Dios. Puede que la iglesia la señale con el dedo y la acuse de traidora, pero no por eso están en lo cierto. Ella no siente que ha hecho algo malo. Ella siente que lo que tiene se lo ha dado Él. De eso está completamente segura. Y cuando sea mamá tendrá muchas promesas que cumplir. Y seguramente que las cumplirá, toda ella llena de gratitud. Tener hijos no es un derecho, pero cuando una mujer desea ser madre y no puede, está en todo su derecho de hacer todo lo que esté en su mano para lograrlo. Los caminos del señor son inescrutables y pasar por una Reproducción Asistida es una piedra más que Él pone.

11 comentarios:

Uma dijo...

Ahora hay que ver como se hubiera comportado Coral de haber tenido hijos facilmente...¿ella con toda su buena fé habría cuestionado a los que quieren saltarse los designios divinos?
Esto es un tema bastante candente, tengo conocidos bastante religiosos que consideran asumible una Inseminacion artificial pero no una FIV...
Yo creo lo que tú...que el hombre propone y Dios dispone y si Dios ha dispuesto tecnicas de reproduccion por algo será!
Besos

X dijo...

Cojonudo, como casi siempre que te da por ser polémica pero con mano izquierda... ;-)

Sandra dijo...

Que pase de la iglesia y hable directamente con Dios, todo lo demás son intermediarios ;)

Rebeca dijo...

¿por qué creer que se traiciona a Dios? ¿a caso no se habla de él con amor y capacidad de perdón? ¿y puede ser dar vida considerado pecado? antes de que me tomes por una religiosa radical, que no es así, yo creo que todo lo que nazca del deseo y del amor no puede ser malo.

julia dijo...

A pesar de ser creyente, discrepo bastante (mejor dicho, mucho) con la Iglesia y sus "ideas", como por ejemplo que 2 personas no se puedan amar por ser del mismo sexo... El caso que explicas es otro caso claro... ¿Que una mujer sea una "pecadora" - me hace gracia ese término arcaico de la Iglesia -) por querer ser madre y dar su amor a un niño? Con la Iglesia hemos "topao"...

Besos

Jo Grass dijo...

Creo que hay determinadas cosas en las que la Iglesia se equivoca de lleno exigiendo a sus fieles un comportamiento digno del hombre de las cavernas; que interpretan como y cuando les conviene el credo. Y si es cierto que la base de sus creencias es el amor, no ´se cómo pueden condenar los nacimientos ( sean como sean ) o las uniones entre dos personas, tengan el sexo que tengan; o que se amen símplemente, sin que ese acto de amor vaya ligado a procrear.

Besitos

DAISY dijo...

ayy amiga si yo te contara!! lo importante es el deseo de querer ser madre, nada más importa. Besos

kpa dijo...

¿la fe? ¿creer en algo? , es como dice el jodio bunbury:"la fe es un grave sufrimiento, es como amar a alguien en vano..."..
nadie sabe si dios existe,,
¡¡¡ah si los creyentes si que lo saben ¡¡¡..
nos empeñamos en buscar culplables, a lo que nos pasa, y , hay cosas que no tienen explicacion , ni son la voluntad de dios...
si dios existe no se como lo catalo
garia....
un saludo

Dr.Mikel dijo...

"Nosotras parimos, nosotras decidimos".
Cuando, como, y con quien.

Miguel dijo...

Que pase de la Iglesia y hable directamente con Messi , todo lo demás son intermediarios ;).
No hay nada mas inenarrable que contemplar la expresión de una madre cuando da a luz a su hijo y lo tiene entre sus brazos...también todo lo demas es intermediario o secundario ,incluso la forma de concebirlo.
Un abrazo Claire.

juan andrés estrelles dijo...

Realmente si te paras a analizarlo es increíble que aún hoy en día la gente tenga que plantearse situaciones como esta. Muy buen relato, de esos que te dan que pensar. Un beso.