domingo, 2 de agosto de 2009

MI GRAN COMIDA FAMILIAR

Que a gustito que he pasado este fin de semana. Me he bañado en la piscina todo lo que he querido y más, he tomado el sol (previo embadurnamiento con crema de alta protección solar), y he disfrutado de una comida familiar... ¿Por qué cuando se junta la familia, si somos diez en la mesa, se prepara comida para veinte? ¡Que barbaridad!. Voy a describir, cómo transcurrió el día de ayer, o más concretamente, cuánta comida se comió en el día de ayer. A mitad mañana, el almuerzo consistía en suculentos bocadillos de tortilla de patatas, o de jamón serrano, acompañados de "picoteo", es decir, papas, ganchitos, aceitunas y para beber, los refrescos de rigor. Tras el almuerzo, baños en la piscina y sol. Hasta la hora de comer... ¡PAELLA! Al ver mi plato... mi platazo de paella pienso ¡Oh Dios mío! ¡ pero si con este pedazo de plato yo podría comer durante tres días ! Mi estómago debe de ser inmenso porque me lo zampo enterito, acompañado de una coca-cola. De postre, una fresquita y deliciosa rodaja de melón. Eso está muy bien. Y una fresquita y mega deliciosa ración de tarta de manzana... uff! yo es que al dulce no me puedo resistir. Mientras me tomo mi café sólo con sacarina ( ja,ja,ja...era broma, yo sacarina ni de... vamos que no me gusta), decido "hoy no ceno; me beberé un vaso de leche con Cola-Cao, osea, con Nesquick, y ya está" Que ingenua. ¿Que es una comida familiar, sin la posterior merienda familiar? Pues eso, que otro trocito de tarta (que me dicen que hay que terminarla ¿? ), coca de limón y un vasito de horchata (riquísimo por cierto). Ya puedo decir con conocimiento de causa, que comida familiar es igual a gula familiar... :-)
El día llegó a su fin. Ya tranquilita en casa, en el sofá... pensando en tomarme ese vaso de leche con Cola-Cao, osea, con Nesquick... y de repente, llega mi maridito y me propone "Claire, vemos una peli y cenamos los helados de cholcolate que compré el otro día" yo le lanzo una mirada asesina y él "me suelta" "¿o prefieres palomitas?"... elegí el helado.

9 comentarios:

Wenanena dijo...

Me alegra que hayas pasado un gran finde. Tienes un premio en mi blog, pásate cuando quieras a recogerlo. Un besito.

X dijo...

Sí, es que en las comidas familiares siempre se prepara como para un regimiento que se dice jajaja, claro, sobra comida y te dicen eso de "hay que acabársela" y acabas cebándote y prometiéndote que la semana que viene a régimen jajaja.

DAISY dijo...

esto es como en navidad que no haces más que juntarte con la gente para comer y comer, a mí me da un estrés esto!! un besito!!

Jo Grass dijo...

Creo que lo mejor de las reuniones familiares, sea en Navidad o en verano son las pantagruélicas comidas que las acompañan. En todas las culturas cualquier celebración familiar, rito iniciático o lo que sea se organiza en torno a la comida, y creo también que el tipo de comida nos da la información necesaria para saber de qué cultura, país o tradición estamos hablando. Adoro las historias que giran en torno a la familia y por extensión al placer de comer. El cine, la literatura, la fotografía e incluso las artes plásticas han recreado y homenajeado el culto al buen jantar.
En tu caso, y también en el mió, la tortilla de patatas o la paella nos define como españolas y latinas de pura cepa. Qué interesantes y agotadores resultan estas reuniones donde recuperas el gusto de la conversación o la tertulia familiar frente a un rico manjar de carño y la barriga bien llena. Yo también habría optado por el helado. Un besote. Me encanta que te sumes también al menú de los jueves en mi cocina!!!

Sandra dijo...

Las comidas y reuniones familiares sin atiborrarse no son lo mismo, ademas q como estas ahi de charreta, q si un trocito de etso un de lo otro.. y acabas q necesitas llamar a un grúa pa moverte de ahi!.

Pero y lo bien q se pasa?? :p

feliz semana guapa.

Besos.

Claire dijo...

Wenanena: Muchas gracias otra vez. En cuanto tenga un huequito me pongo a ello.
X: Vaya que sí.. lo malo es que luego no haces el régimen.. si es que está todo tan rico.. :-)
Daisy: En Navidad es cuando más se come... y aparte turrones, polvorones... fiestas familiares... mesa repleta de manjares. Y para mí es imposible resistirme :-)
Jo Grass: Es verdad que se disfruta mucho de la familia, y de las risas y las conversaciones, pero a veces nos pasamos un poquito en cuanto a la cantidad de comida. Que aunque escriba esto, no es porque quiera que cambie esta manera de celebrar las fiestas familiares, sino porque cuando ya han pasado, y pienso en todo lo que me he metido "entre pecho y espalda"... me asombra y es como si tuviera algun que otro remordimiento por haberme "pasado" tanto. :-)
Sandra: Se pasa genial... Sí comer es un placer.. Y lo de la grúa... yo el otro dia la necesitaba ja,ja,ja..

Muchas gracias por vuestros comentarios. Feliz Primera Semana de Agosto. Besistos.

kpa dijo...

las comidas: cuando voy a una comida familiar , es para echarte a temblar, te pegas dos horas como minimo comiendo, bueno, devorando... quieras que no alli cargando... total , que luego no hay ni manera , ni ganas de cenar

Claire dijo...

kpa: Exacto. Pero aún así y todo, yo acabo cenando algo aunque no tenga muchas ganas.. la gula es la gula :-):-) Un abrazo.

La Queli dijo...

Es lo que tienen las comidas familiares, que cualquiera se atreve a decir a la Mama, que ya estas lleno, que te responde que con estos calores se estropea la comida y hay que rematar, jajajajaja, pero es lo divertido de todo . Y ya dejaremos la dieta para el otoño, cuando dejemos las barbacoas.