miércoles, 19 de agosto de 2009

SHOPAHOLIC

Dicen que la adicción a las compras es ya una patología reconocida por la medicina, entre los vicios del siglo XXI. Supongo que eso son palabras mayores. Pero desde luego no me cabe duda de que ir de compras es un hobby para muchas mujeres. La que escribe estas líneas no es en absoluto una adicta a las compras, pero reconoce haber pasado ratos maravillosos haciéndo eso, ir de compras. Recuerdo con gran cariño mis primeras incursiones en el mundo del "shopping", que sin duda establecieron en mi vida un "antes y después". Antes íba con la ropa que me compraba mamá; después íba con la ropa que yo me compraba y que yo elegía. Nunca olvidaré aquéllas jornadas maratonianas con mi mejor amiga, recorriendo todas y cada una de las tiendas de ropa qué más nos gustaban. Cuando terminábamos, nos invadía una sensación de plenitud, y volvíamos a casa cargadas con nuestras bolsas, con una radiante sonrisa en la cara y los ojos brillantes de felicidad. Sí, ir de compras proporciona felicidad. Felicidad rápida. Instántanea. Buscas, elíges, compras y en ese momento eres feliz. No hay más. En tiempos de rebajas se viven momentos verdaderamente intensos. Encontrar una auténtica ganga puede hacernos sentir un subidón de adrenalina, y escribo estas palabras basándome en algo que me ha sucedido alguna que otra vez. Entrar en la tienda, localizar alguna prenda de marca que no me puedo permitir pero con un gran descuento que la hace asequible a mi bolsillo; coger la prenda y siendo presa de la excitación, notando los fuertes latidos de mi corazón, entrar en el probador deseando que me quede bien y sentir un gran alivio al comprobar que así es. Comprar la prenda. Entregar a la dependienta de turno con manos temblorosas la tarjeta de crédito. Salir de la tienda flamante; orgullosa de mi adquisición. Adquisición que posteriormente únicamente me pongo en dos o tres ocasiones. A quién no le ha pasado, que con gran ilusión se ha comprado algo, ya sea un vestido, un jersey, una camisa que luego ni siquiera ha llegado a estrenar... ropa que se compra con placer y que luego...nada. Cuando llega el momento de estrenarla, no nos gusta. Sí, ir de compras proporciona felicidad, pero ¿que da más felicidad, ir de compras o ponérte lo que has comprado?...

8 comentarios:

La Queli dijo...

Creo que comprar, pues en ese momento nos sentimos poderosas e IMAGINAMOS ( que gran poder el de la mente) lo maravillosas que vamos a estar.... pero luego resulta que a lo mejor esa prenda no pega con nada de lo que tienes o simplemente se acabó el placer una vez pagado.
Hombre, otras veces te pasa al reves, que compras algo precioso y no te lo quitas, que a mí me paso con una blusa, que me compré para la comunión de una sobrina hace 5 años y aun sigo poniendola, y mucho, que ya tiene algún pequeño agujerito, pero me da igual, me sigue encantando y me veo estupenda con ella........
No se, igual tiene que ver con el día... te da o nó.... es como somos las mujeres, no???.

X dijo...

Creo que ¿para las chicas lo primero y para los chicos lo segundo? No sé, me baso en mi experiencia, yo no voy "de compras" yo voy a por un pantalón, o voy a ver camisetas, y si algo me gusta y me viene bien me lo quedo, en el momento pienso, al contrario que -al parecer- las chicas, en lo que me estoy gastando, no en lo que estoy adquiriendo jajajaja. Luego sí, cuando te lo pones día tras día y ves que te queda bien, entonces pienso que hice bien. :-)

xenia dijo...

Diré que estoy de acuerdo en muchas cosas contigo, pero a mí personalmente las últimas veces en las que me voy de compras, aunque salgo contentísima de la tienda con mi ropa, me invade el sentido de culpa por haberme gastado ese dinero, esta crisis no me deja disfrutar del momento!! Bueno... y mi conciencia!! jajaja. xD

Besos.

DAISY dijo...

ayy me has recordado a mi hermana que se compra muchas cosas y luego ni las estrena!! a mí me encanta eso de comprarme cosas pero no aguanto lo de ir de compras cinco horas, me canso enseguida!! Me siento como X. Tiene razón además La Queli que te lo compras y luego alucinas de lo mal que te queda!! Jajaja. Besos!!

Rebeca dijo...

A mí las dos cosas! me encanta estrenar! es más nada más llegar a casa me pongo lo que sea que he adquirido.
Por cierto, dejar de ponerme la ropa que me ponía mi madre y empezar a ponerme la que yo quería creo que fue una de las mejores cosas de mi vida. ¡mi madre me torturo con lacitos, vestiditos y zapatos de charol casi hasta los 14 años!

Jo Grass dijo...

La verdad es que el placer que te produce encontrar un chollo, como los que describes ( una prenda de marca, que no es asequible a tu bolsillo y de repende aparece frente a tí en un outlet o superrebaja, y encima te sienta como un guante y...es verdad, te sientes poderosa), no me pasa lo mismo con los chollos de Zara; me encantan y disfruto de las rebajas pero llevar algo bueno ( se nota en el tejido, el patronaje y las costuras, no es una cuestión exclusiva de estar loca por las marcas) te hace sentir bella, segura y poderosa. Reconozco que también he comprado cosas caras que después me he puesto un par de veces y algún chollazo de mercadillo por 5 euros que he llevado 5 años.¡ Eso es amortizar la compra, jajaja!

kpa dijo...

como soy las chicas , para los trapitos... mi chica cuando esta baja de animo , se va de tiendas , y se compra algo de ropa , para quitarse penas

Claire dijo...

La Queli: A mí tambien me pasa, que igual me compro algo que luego no combina con nada de lo que tengo.. y tambien eso, que me lo pruebo en casa y no me queda igual que en la tienda.. las mujeres somos así jajaja..
X: Si es que somos taan diferentes... :-) Nosotras vamos de compras, en busca del flechazo con la ropa, que aunque no la necesitemos (en el sentido más primario de la necesidad)... no podemos no comprarla , y vosotros creo que sois más prácticos, directos y rápidos...y un dato: yo si voy de compras con mi pareja.. ¡¡no es lo mismo!! cuando entramos en la segunda tienda...su cara ya es un poema :-) :-)
Xenia: A mí también me pasa pero me consuelo diciéndome "en lo que queda de mes no me compro nada más"... y sino piensa que eres mujer trabajadora y tienes que ir bien vestida :-)
Daisy: Yo la verdad que tengo bastante aguante. Podría estar todo el día, pero más de una vez me ha tocado marcharme por que del peso del bolso se me pone dolor de espalda. Eso cuando me quedo por el centro después de trabajar, que es cuando llevo el bolso a tope, que sino ya me ocupo de llevar lo justito para que no me duela y resistir :-)
Rebeca: Yo igual. Cuando veo las fotos con la ropa que llevaba uff... no sé en qué pensaba mamá jajaja... También era otra época que yo empecé a comprarme mi ropa cuando empecé a trabajar...
Jo Grass: Mira que yo tengo que cuidar de mi bolsillo... pero es ver algo de marca cara super rebajado y veo que me lo puedo comprar y me entra de todo hasta que me lo llevo. Tanta revista de moda se me sube a la cabeza :-) Y sí, me he comprado cosas baratísimas en Zara y son las que más utilizo y acaban siendo mis favoritas.. Pero ay, si tuviera más money money..
kpa: Y seguro que vuelve a casa más contenta que unas pascuas jejeje...

Muchas gracias por vuestros comentarios. Besos y Abrazos.